erotonomia

Tratamiento antitérmico de emergencia con resultados dudosos pero placenteros

( 0 Votes )
AddThis Social Bookmark Button

Receta erótica

1. Sugiere a la persona que te llame para pedir una urgencia. Al parecer tiene fiebre. Puedes mandarle una tarjetita o un mensaje al móvil, por ejemplo.

2. Preséntate en el lugar de encuentro ataviad@ con ropas lo más parecidas a las sanitarias.

3. Hazle un reconocimiento a fondo. Palpa y acaricia las zonas necesarias para el diagnóstico, siempre según tu criterio lascivo.

4. Tras la minuciosa exploración confirma que, efectivamente, tiene fiebre.

5. Con una actitud súper profesional le anuncias que vas a empezar un tratamiento muy eficaz basado en un aceite preparado especialmente para bajar la temperatura: La aceitepuntura.

6. Toma el frasco de Hot Oil de Nuei i ve depositando con un leve masaje circular pequeñas gotas en diferentes puntos del cuerpo. Empieza por la frente, las sienes y la punta de la nariz.

7. A continuación sopla los puntos, conseguirás una sensación momentánea de frescor. Seguida por un aumento de la temperatura fruto del efecto del aceite.

8. Pregúntale si ha notado una mejoría en cuanto a la temperatura. Como te contestará que no, pasa a hacer lo mismo con los pezones.

9. Como la persona no va a mejorar, decide ser más osad@ y procede a liberarla de su ropa interior. A continuación vierte parte del aceite directamente sobre sus genitales y sopla. Temporalmente sentirá un poco de frescor, pero a continuación subirá de nuevo la temperatura.

10. La situación se ha vuelto crítica y no te queda más remedio que proceder con una masturbación de emergencia.

11. Siguiendo con este dramatismo fingido y acompañando a los síntomas de excitación, en un momento determinado, aduce que la situación es gravísima y lánzate a chupar con fruición sus genitales hasta el orgasmo.

12. Cuando se haya corrido le dices "la crisis ha pasado. Menos mal, pensaba que te ibas.

aceite-efecto-calor-hot-oil

Cuestión de sexos

Da igual si la persona enferma es un hombre o una mujer. Lo mismo ocurre con la sanitaria.

 

Cuestión de número

Trío

La mejor adaptación es la de médic@ e infermer@ acudiendo a un domicilio a calmar los ardores de la tercera persona.

La ayuda puede ser indispensable, porque el o la ayudante puede ocuparse de otras zonas “sensibles” mientras la persona con mando se encarga de lo principal.

 

Más de tres

 Puede ser una buena idea organizar una epidemia de fiebre con vari@s pacientes y un equipo sanitario dispuesto a luchar hasta la extenuación para salvarl@s.

Al final todo pude terminar en una escena de “Código negro” pero mucho más festiva.